¿Cuál es el estado de situación de la cooperación sur-sur argentina?

Desde este artículo intentaremos analizar cómo está posicionada actualmente Argentina en materia de cooperación sur-sur con respecto a sus pares latinoamericanos. Para tales fines, es fundamental comprender que el posicionamiento de un país requiere de esfuerzos por parte del mismo, más allá de las cuestiones coyunturales que puedan favorecer o perjudicar dicho lugar.

La cooperación internacional

La ayuda internacional para el desarrollo, surgida a partir de la experiencia exitosa del Plan Marshall en la década de 1940 es un tipo de cooperación que posee tanto un lado solidario (promover el desarrollo en el resto del mundo a través de compartir las experiencias locales exitosas), como elementos egoístas (promover el interés nacional, generar mejores relaciones políticas, generar un mejor terreno para desarrollar a futuro relaciones comerciales, etc.)

Desde la década de los sesenta la cooperación internacional para el desarrollo fue un instrumento que se incorporó también a la política exterior de los Estados en vías de desarrollo. Sin embargo, es recién en el siglo XXI, gracias al sostenido crecimiento económico que han tenido estos países, cuando la utilización de este instrumento puede servir a los fines políticos, económicos e ideológicos de los países del Sur.

Desde el año 2003 al 2011, América Latina pasó de representar el 5% del producto bruto mundial a casi el 8% del mismo, porcentaje récord en los últimos 40 años. En este sentido, en 2003, el PBI latinoamericano era el 62,7% del PBI per cápita mundial.

Sin embargo, ocho años después, esta relación aumentó al nivel del 97,1%, un nivel máximo en los últimos 40 años. Esta tendencia también se puede apreciar en el índice de poder de un país utilizado por la mayoría de los analistas internacionales, el National Material Capabilities (capacidades materiales nacionales). En este índice, los países latinoamericanos pasaron de representar un 4,5% del poder mundial en la década de 1950, a cerca del 7% en 2007. Estos datos muestran el mayor peso de la región en el sistema internacional. Dicho lugar puede ser explotado de diversas formas, y una de ellas es con una activa política de cooperación al desarrollo.

Dentro de América Latina, los países que son nombrados generalmente como líderes en la materia son Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Venezuela. No deberían sorprendernos estos nombres, ya que son los países con las economías más grandes de la región y los más poblados. Esto permite que tengan más elementos y recursos para cooperar. Sin embargo, la forma en que gestionan dicha cooperación es sustancialmente diferente.

Presencia y peso de la cooperación

El elemento más importante con respecto a la política de cooperación internacional de un país es el volumen de dicha cooperación. En la cooperación sur-sur todavía no se ha logrado cuantificar las acciones de cooperación como lo hace la cooperación tradicional. Sin embargo, es posible acceder a otro indicador del volumen si tenemos en cuenta la cantidad total de acciones llevadas a cabo. Este indicador es, no obstante, menos exacto en cuanto al esfuerzo que realiza el país al cooperar. En cuanto a la cantidad de acciones y proyectos, el líder indiscutible es Brasil, seguido por Argentina y México. En cuarto lugar se encuentra Colombia y quinto Chile. Argentina se destaca especialmente por su cooperación en materia de seguridad alimentaria, en especial a través de su programa Pro-Huerta, y en derechos humanos, en especial con el Equipo Argentino de Antropología Forense.

Pero no debemos quedarnos solamente con la cantidad de proyectos y acciones en las cuales cooperamos con el resto de la región. El segundo elemento importante para analizar la cooperación internacional ofrecida por un donante del Sur es el nivel de institucionalidad que tiene dicha cooperación. El grado de institucionalidad puede ser visto por el lugar dentro del Estado que ocupa el organismo encargado de ejecutar y coordinar la cooperación. En general, dicho organismo depende del Ministerio de Relaciones Exteriores. Sin embargo, darle mayor institucionalidad a la cooperación significa dotarla a la misma de un organismo autónomo, como ser una agencia. Además, como elemento de promoción de sus actividades, es importante el nivel de información al que los actores interesados pueden acceder (por ejemplo, publicaciones, datos y boletines periódicos).

Venezuela es, de los países antes mencionados, el único que no posee un órgano especializado en la cooperación. Argentina tiene el Fondo Argentino de Cooperación Horizontal (FO-AR), dependiente de la Dirección General de Cooperación Internacional (DGCIN) En su página web, el FO-AR tiene cuatro publicaciones disponibles: tres de ellas son los últimos números de la revista FO-AR, y una cuarta publicación titulada “Documentos de Trabajo sobre Cooperación Sur-Sur (2009)”. El documento más actual data del 2010. El FO-AR no posee un newsletter que informe de sus actividades.

En Brasil, el organismo centralizador de la cooperación internacional es la Agência Brasileira de Cooperação (ABC). En su página web, ABC tiene cuatro publicaciones, más un portal de noticias sobre cooperación técnica internacional y noticias referentes a la actividad de ABC. Además, posee un portal exclusivo de su cooperación con Haití, más allá de diferentes documentos sobre directrices de la política de cooperación y manuales de orientación, algunos de ellos en español e inglés. Su newsletter está en proceso de construcción.

La Agencia de Cooperación Internacional de Chile (AGCI) posee documentos de análisis, criterios, experiencias, tendencias y análisis estadísticos de la cooperación chilena. Además, cuenta con un catálogo en línea de la documentación disponible, boletines, documentos de trabajo y memorias y balances históricos. También cuenta con un newsletter. Sumando a esto, tiene una importante política de transparencia y rendición de cuentas.

La Agencia Presidencia de Cooperación Internacional de Colombia (APCI) posee un activo newsletter. Fue el primer organismo latinoamericano que generó un mapa de la cooperación sur-sur. En su página web, cuenta con varios documentos de procedimientos, manuales, lineamientos estratégicos (tanto en español como en inglés) y publicaciones. Además, se puede consultar el presupuesto aprobado y los estados financieros de la agencia.

En la página web de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional al Desarrollo (AMEXCID), creada recientemente, posee informes del desempeño de la institución (y su antecesora) desde el año 1995. Varios de dichos informes están en inglés. Su newsletter es bimensual, y se puede acceder a todos los números del mismo.

Por último, podemos notar la presencia de estas instituciones de cooperación internacional en la web, como indicador de su presencia y alcance global. Podemos ver el nivel de presencia en la web a través de la cantidad de resultados de la búsqueda en Google del nombre de cada institución (entre comillas). Si realizamos este ejercicio, encontraremos los siguientes resultados:

– “Agência Brasileira de Cooperação”: 1.020.000
– “Agencia de Cooperación Internacional de Chile”: 515.000
– “Agencia Presidencial de Cooperación Internacional” de Colombia: 283.000
– “Agencia Mexicana de Cooperación Internacional”: 124.000
– “Fondo Argentino de Cooperación Horizontal”: 57.400

El FO-AR tiene una presencia en la web 5 veces menor a la de la APCI, procedente de un país relativamente similar a la Argentina en términos de población y tamaño económico, y 2 veces menor a la de una agencia creada hace apenas 2 años (el FOAR tiene 20 años).

Conclusiones

Podemos ver cómo la Argentina está desperdiciando en términos comparativos la utilización de la cooperación internacional como un instrumento de política exterior que la posicione como un país solidario o que sirva para sus intereses nacionales.

Como país, poseemos una baja institucionalización de nuestro organismo coordinador de la cooperación internacional y falta de información sobre dichas actividades que se traducen en una baja promoción de sus actividades a nivel interno e internacional. Esta baja promoción de las actividades también genera una baja presencia de la institución en ambos niveles.

 

Gino Pauselli

Twitter: @ginopauselli

Miembro de la Junta de Gobierno Municipal de Unión por Todos Vicente López

Miembro del equipo de la Subsecretaría de Participación Ciudadana y Transparencia

Este artículo fue publicado originalmente en el sitio de Observanto: http://www.observanto.com/site/notas/400/Cual-es-el-estado-de-situacion-de-la-cooperacion-sur-sur-argentina.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: